marketing gastronómico erika silva

La experiencia vivida en un restaurante, ya sea buena o mala, permanece en nuestra memoria y es ésta la que nos lleva a tomar la decisión de volver o no regresar jamás a dicho lugar.

Si nos ponemos a pensar detalladamente en los lugares donde nos han atendido bien, seguramente recordaremos el sitio exacto y quizás hasta la cara o el nombre del camarero.

La atención al cliente es una parte fundamental en nuestra gestión del negocio, es una estrategia vital para incrementar nuestras ventas y fidelizarlos. Por ello, debemos establecer una cultura de trabajo donde no solo esté presente la famosa frase “el cliente siempre tiene la razón” sino que también vayamos mas allá, teniendo presente por qué nos ha elegido.

Por todo esto, vamos a ver 5 estrategias  que te ayudarán a mejorar la atención al cliente en tu restaurante:

1. Establecer un procedimiento

Así como se establecen procedimientos para la elaboración de un plato, también la manera en la que atenderemos a nuestros clientes debe estar recogido en un procedimiento en el que se establezca claramente los pasos a seguir. Por ejemplo, las acciones pueden ser:

  • Establecer un tiempo promedio de atención entre el saludo y su ubicación en sala del cliente
  • Implementar la estrategia de sonreir a los clientes en el transcurso de la cena

2. Contrata personal con vocación

La profesión de camarero debe estar íntimamente relacionada con la vocación de mimar y atender a las personas. Es por esto que debemos contratar personal que tenga vocación, actitud y ganas de ofrecer una agradable experiencia al cliente.

Muchas veces la experiencia o antigüedad de los camareros no significa que atiendan mejor a las personas. Un camarero joven y sin experiencia puede igualmente ganarse el corazón de los clientes y hacer que gracias a él, regresen semanalmente.

3. Formar al personal

Nuestro equipo es la carta de presentación del restaurante el tiempo que dure la experiencia de nuestros comensales y no se puede suponer que ya conocen los conceptos básicos de la atención al cliente.

Es por esto que nuestro personal debe estar formado y contar con las herramientas necesarias para poder proporcionar un trato adecuado, siempre reforzando su autoestima y confianza en sí mismo.

Asegúrate que el camarero conoce la carta y los maridajes. Parte de una buena experiencia es que nuestro camarero sepa al dedillo la carta de platos con sus respectivos maridajes. De esta manera estará preparado para poder asesorar al cliente sobre los ingredientes o métodos de cocción de un plato, opciones alternativas para vegetarianos o celíacos.

Por otro lado, también debe conocer las bebidas que puedan maridar con las elecciones del cliente. Nada deslumbra más que un camarero con conocimientos en enología, si es que el restaurante no tiene su propio sommelier.

La excelencia en la atención al cliente lleva tiempo.
No hay una solución inmediata: requiere paciencia, dedicación y trabajo.

4. Pon el foco en el cliente

El cliente es nuestro tesoro más preciado. Pensemos un segundo que de los miles de restaurantes que hay, ha elegido el nuestro para pasar un momento agradable.

Es por esto que debemos esforzarnos para que disfruten de nuestro servicio y piensen en volver.

Algunas acciones que reflejan esto:

  • Llamarlo por su nombre. Algo tan simple como esto hace que el cliente se sienta especial.
  • Recordar los gustos del cliente (vino preferido, mesa en la que le gusta sentarse)

Para que tus camareros lo recuerden siempre, puedes crear un historial con las preferencias de los clientes en tu sistema de reservas, haciendo las anotaciones correspondientes.

5. Trabajo en equipo

Suele decirse que “ningún coronel ganó solo las batallas”. La atención al cliente es definitivamente un trabajo en equipo, donde intervienen desde la hostess al recibir al cliente, el chef al cocinar en tiempo y forma el plato elegido y el camarero, que es la cara visible del equipo de trabajo.

Como ves, una buena atención al cliente conlleva tener en cuenta una serie de factores, que juntos, harán que el cliente disfrute de una experiencia que recordará siempre.

Y no solo querrá volver a vivirlo, sino que se asegurará de que otras personas lo hagan, recomendando tu restaurante como ese lugar en el que comer bien y dejarse cuidar.

Si quieres aprender las claves para poder crear una experiencia única que tu cliente quiera vivir una y otra vez y que además recomiende, en nuestro Curso de Administración de Restaurantes encontrarás las mejores herramientas para gestionar y motivar a tu personal, para que esto sea posible.

Saludos,

Erika.

3 COMENTARIOS

Comments

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *