marketing gastronómico erika silva

Hace unos días en una conversación cualquiera, escuché al alguien decir que para que un restaurante funcione basta con que te guste la hostelería. Que tanto si tienes experiencia como si no, es un negocio sencillo y que el día a día te servirá de práctica.Tus amigos y conocidos vendrán y el boca a boca hará el resto.

¡No sabes las ganas que tenía de decirle lo equivocado que estaba!

Porque un restaurante es una empresa muy compleja que puede llegar a convertirse en un rompecabezas difícil de resolver y la formación es imprescindible si quieres que tus ingresos sean rentables.

Tú mejor que nadie sabes que con subir la persiana no basta y que nunca se deja de necesitar aprender nuevas herramientas que te ayuden a vender más y obtener la rentabilidad que necesitas.

Y como toda la ayuda es poca, en la Escuela de Hostelería Online Marketing Gastronómico queremos compartir contigo estos 7 consejos que todo dueño de restaurante debería conocer.

1. El marketing no hace milagros.

El marketing es el paso final que debes dar una vez que todos los elementos de tu restaurante están en su lugar. Un concepto que está bien definido, con un menú rentable y una gestión eficaz, son los responsables en gran parte,de que tus ventas crezcan.

Debes utilizar el marketing para obtener ingresos adicionales o dar un empujón a las ventas en los momentos clave, pero no es la solución mágica a una mala ubicación, un concepto erróneo o un menú que se ha diseñado sin calcular la rentabilidad de los platos.

Lo mejor será analizar qué está fallando y buscar la formación adecuada para solucionar tus problemas de la mano de un experto.

2. La ubicación importa y mucho.

Sobre la ubicación podemos decir que en la Escuela de Hostelería Online Marketing Gastronómico hemos escuchado de todo. Como por ejemplo quienes dicen que es algo de lo que no hay que preocuparse, porque los clientes irán de todas formas.

Todavía nos estamos recuperando de aquello.

¡Todo lo contrario! La ubicación es tan importante porque de ella dependerán también tus ventas.

Las grandes cadenas de restaurantes gastan mucho dinero en lugares seguros e ideales para su modelo, mientras que otros optan por un alquiler barato, sin importar la zona, con la esperanza de que la gente decida comer allí.

Piensa que, si por ejemplo, el 50% del tráfico de un restaurante llega por el hecho de estar en un área de alto tráfico y buena visibilidad, una ubicación menor generará la mitad de esos ingresos.

Quizás sea una mejor opción invertir un poco más en una ubicación adecuada y que se compense con unas buenas ventas a esperar que los clientes te busquen. Porque no lo harán.

3. No te excedas en el gasto de alquiler.

Lo que acabamos de decirte en el punto anterior, no supone que debas ir en busca del mejor local de la ciudad.

Porque no nos engañemos, tu presupuesto no es ilimitado.

Pero eso tampoco va a impedirte escoger la mejor opción. Nosotros te recomendamos que una vez que tengas claro tu modelo de negocio e identifiques a tu cliente, busques por ejemplo áreas en las que tu cliente trabaje o viva, pero donde exista facilidad para tener contacto con él.

Si tu restaurante se va a situar en una calle donde no se podrá aparcar y además no hay tráfico de clientes que caminen por la zona, la visibilidad no será la mejor. Encuentra una zona en la que alrededor se sitúen otros negocios que a tus clientes también les interesen y esto te facilitará las cosas.

4. Presta atención a cómo los clientes usan tu restaurante.

Prestar atención a tus clientes te dirá mucho sobre lo que ellos quieren, ya que puede que no sea exactamente lo que tú has pensado que querrían.

Te doy un ejemplo: en una cadena de zumos, que también ofrece bowls de Açaí y tostadas gourmet, estaban convencidos de que su modelo de negocio más rentable era un local pequeño de Take away. Sin embargo, cualquiera que pasara por allí podía ver cómo los clientes querían usar los poquísimos asientos disponibles y tomar allí lo que habían pedido.

Después de consultar con un experto, decidieron que su próxima apertura en una zona que contaba con un gran aparcamiento y donde el tráfico de clientes que acudirían en coche era muy alto, sería estilo café. Sin duda esto haría aumentar las ventas, ya que ahora sí contarían con espacios donde la gente pueda disfrutar de sus bowls de Açaí, en lugar de obligarlos a llevárselos a otro sitio o que tuvieran que comerlo sentados en sus coches.

Porque la falta de comodidad seguramente haría que no volviesen más.

Una vez que analices cómo tus clientes están adaptando tu producto o local, esto te ayudará a adaptarte a ellos y que así puedan disfrutar mejor de la experiencia.

5. No te centres (de entrada) en los días con las ventas más bajas.

En su lugar, dedícate a aumentar tus ingresos los días en que los clientes ocupan tus mesas.

Una y otra vez, los restaurantes enfocan sus estrategias de marketing en Happy Hour o descuentos. Y aunque en otros momentos tenga sentido, tu primer objetivo debe ser otro.

Tiene mucho más sentido solucionar los cuellos de botella que están provocando que los pedidos tarden en salir de la cocina, gestionar la rotación de las mesas de manera más eficiente o hacer venta sugestiva en cada pedido. La idea es aprovechar el momento en el que la gente quiere gastar su dinero contigo.

Con el tiempo, un aumento del 10-15% en las ventas en estos momentos, tendrá un impacto mucho mayor que intentar llenar tu restaurante con personas que buscan un descuento.

Y por supuesto no queremos decir que no haya que hacer descuentos, simplemente elegir el momento para ellos y no convertirlos en tu estrategia de referencia.

6. Vende menos cosas para ganar más dinero.

Algunos dueños de restaurantes piensan que una oferta mayor ayuda a aumentar las ventas. Parece contradictorio, pero la mayoría de las veces eso no funciona. En su lugar, provoca que el concepto no quede tan claro y crea una carga extra en la cocina.

En este caso, lo primero es examinar la oferta actual, calcular el costo de cada plato y su rentabilidad, la facilidad de elaboración y la demanda de los clientes. A partir de ahí, selecciona el menú con los platos que cumplan con estas referencias.

El resultado no es solo una mejor rentabilidad en las ventas, sino un aumento en las ventas en general.

7. Conoce a tus clientes.

Si piensas que un restaurante es apto para cualquier cliente, entonces tenemos que hablar.

Tu restaurante como cualquier empresa, necesita conectar con un grupo concreto. 

      • ¿Quiénes son?
      • ¿Dónde más compran? ¿
      • Qué le gusta de tu producto?
      • ¿Qué otros tipos de compras de alimentos hacen?

Los conceptos más exitosos son aquellos que identifican a su cliente potencial, con el que sintonizan y diseñan ofertas para ellos. Les hablan directamente.

Este es el secreto que hipnotiza a sus clientes y les hace ir directos hasta su puerta.

Si no te has perdido ninguno de nuestros consejos y tanto si ya tienes un restaurante como si estás en la fase de crearlo, habrás podido comprobar que aprender a gestionarlo sí es todo un arte.

Es una obligación formarte, aprender las mejores estrategias que no te permitirán fallar. Porque lo que aprendas ahora te ahorrará años en tiempo y dinero.

Nosotros te ofrecemos toda nuestra ayuda y nuestros más de 15 años de experiencia asesorando y formando empresas como la tuya. Ponemos a tu disposición todo nuestro conocimiento por si quieres aprender con nosotros a gestionar tu restaurante de una forma más rentable y segura.

Te recomiendo que te informes sobre nuestro Curso Experto en Innovación y Gestión de Restaurantes, con el que hemos ayudado ya a cientos de empresarios a dejar de perder dinero en sus restaurantes.

curso experto en administración de restaurantes

Un saludo

El equipo de la Escuela de Hostelería Online Marketing Gastronómico.

Fuente

 

1 COMENTARIO

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.