Conseguir que tu restaurante llegue a lo más alto es lo que más te preocupa.

Y eso se traduce en horas interminables de trabajo y a veces sin los resultados que esperabas.

Te preguntas qué más puedes hacer… ¿Cuál es el siguiente paso que deberías dar?

La respuesta puede que la tengas dentro de tu propio equipo.

Porque el éxito de tu restaurante no solo depende de ti, sino también de tu equipo.

Sabes muy bien que llevar un buen control de costos es importante y aplicar las estrategias de marketing adecuadas es necesario para que tus ventas prosperen.

Pero saber conectar con tus empleados para que te ayuden a conseguirlo es fundamental. Tanto los más veteranos como los recién llegados.

Y es que tu relación con ellos no termina con la publicación de la oferta de trabajo. Las entrevistas harán que encuentres a las personas más adecuadas, vale, pero aunque esto pase y tengas al candidato perfecto, ni siquiera él lo sabrá todo.

Incluso los mejores empleados necesitan orientación, ya sea sobre cómo os comunicáis o la manera en la que el equipo funciona.

Encamina a tus nuevas incorporaciones al éxito y piensa más allá de que ya contrataste a alguien y que ahora es su responsabilidad que todo funcione.

Establece un programa de formación. 

Los trabajadores llegan con diferentes niveles de experiencia. En lugar de asumir que ya lo saben todo o que ya irán aprendiendo, dales información sobre todo lo relacionado con tu negocio. La creación de un programa de formación integral, permitirá que todos sepan exactamente qué y cómo deben hacerlo. Además, la formación online te facilitará mucho esta tarea y ahorrarás en recursos.

Matthew Loder Sr., presidente de Crabby Bill’s Seafood, ha creado un riguroso programa de formación mediante el cual todo su equipo se evalúa en cada materia (gestión, marketing, atención al cliente…etc.), la cual deberán superar. De tal manera que si alguno de los candidatos no muestra interés, simplemente, no continuará en el equipo.

Da prioridad a la comunicación. 

A menudo los nuevos empleados (y los no tan nuevos) tienen la incertidumbre de no saber a dónde acudir en busca de ayuda. No quieren “molestar” a los encargados o directamente piensan que parecerán inexpertos por hacer preguntas. A veces, aprenden las respuestas sólo cuando alguien les corrige por hacer algo mal.

Asegúrate de transmitirles desde el principio y repíteles que valoras a los trabajadores que quieren aprender y no tienen miedo de hablar.

La comunicación es la clave y además de toda la formación, es bueno tener una política de puertas abiertas, así como reuniones de personal dos veces por semana para tratar las preocupaciones, los comentarios y las posibles mejoras.

  • Un manual de operaciones con las políticas y procedimientos puede ser un punto de referencia para todos.
  • Listas de comprobación para cada tarea también pueden ser útiles para guiar a los trabajadores de una manera ordenada.

Proporciona información específica. 

Los nuevos empleados a menudo están ansiosos por saber si hacen las cosas bien. Pero no pueden leer tu mente. Aunque un error pueda parecerte obvio a ti, para un empleado no, y probablemente lo repetirá hasta que le llames la atención y le corrijas.

Discute el problema en privado y céntrate en buscar una solución clara. Cuando lo hagas de una manera objetiva, orientada al éxito (en lugar de reaccionar exageradamente o cuestionar su aptitud), la mayoría de la gente está feliz de recibir instrucciones.

Que todos se conozcan. 

Recuerda que la formación no es sólo para tratar los aspectos técnicos del trabajo. Compartir tu pasión por la empresa , hará que los nuevos trabajadores vean que su papel forma parte de algo más grande.

Tu equipo tiene que creer en tu concepto, producto y visión. Al final del día, serás tan bueno como tu equipo lo sea y si realmente creen en lo que están vendiendo, ya has dado el primer paso para asegurar el éxito de los nuevos trabajadores.

Sin embargo, esto debe ser recíproco.

La formación y las reuniones de personal solo son eficaces si ellos disfrutan viniendo a trabajar y les gusta su entorno. Lo más eficaz es entender a los empleados, tomarse el tiempo necesario para conocerles y que entiendan las circunstancias del restaurante para el que trabajan. Cada uno de ellos aporta una nueva característica y son únicos.

Sabemos que saber gestionar al equipo y tenerlos motivados y felices no es tarea simple ni tampoco fácil. Conocer las mejores herramientas y técnicas, además, es vital para tener éxito.

Por eso, si quieres que nuestros expertos te ayuden a profundizar en el tema de la gestión y motivación de tu personal o en cualquier otro relacionado con la gestión de tu restaurante, infórmate aquí sobre nuestro Curso práctico de Administración de Restaurantes.

Un saludo
El equipo de la Escuela de Hostelería Online Marketing Gastronómico.

Fuente

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *